Los aceites esenciales se utilizan tras la depilación sobre todo por sus propiedades aliviantes, calmantes, antibacterianas y antifúngicas, sobre la piel. Pueden también ser útiles si se aplican diluidos en una loción para un efecto antiinflamatorio, con el fin de evitar rojeces y cerrar poros, después de una depilación (con cera por ejemplo).

Leer todo el artículo